Ni partía, ni doblá: joía

Señora Magdalena Álvarez,

Oigo en las noticias de la radio que esta tarde usted y el portavoz de ICV-EUiA, Joan Herrera, han tenido un pequeño rifi-rafe en el congreso.

Se quejaba Herrera de que los que están partidos y doblados son los usuarios de Cercanías, por ver cuanto empeño se pone en la alta velocidad y cómo se inauguran nuevas líneas, mientras que los problemas en Cercanías se eternizan.

Y su respuesta me ha dejado temblando: no se dice partidos ni doblados, se dice partíos y doblaos, que si unos tienen que saber decir Josep-Lluís, los otros bien pueden aprender cómo hablan los andaluces.

Que conste que cito de memoria, pero es que me ha dejado de piedra el nivel que tiene para referirse a cosas de verdadera urgencia e importancia, y lo detallista que es, fíjese usted.

Mire, señora ministra, no vamos a entrar en consideraciones de lo que son idiomas, variantes, dejes, acentos regionales y demás, se supone que usted debería saberlo, y extraer conclusiones (como lo de mezclar peras con manzanas, ya me entiende); ni tampoco hablaremos del retraso y de la diferencia entre obras, o de las diferencias entre precios de billetes (teniendo en cuenta que la línea de Málaga también ha tenido reventones de acuíferos, tramos complicados, como el Chorro…), del choteo y la indecisión de si vengo o no vengo, las apariciones estelares y soluciones provisionales… a posteriori, claro.

Si realmente ése es el tipo de atención que le dedican a las cosas, vamos finos.

Y, sin querer ser agorero, tampoco se lo estan poniendo muy difícil a Celia Villalobos de nuevo, no (que si que debe estar partía, sí, de risa).

Pero mientras nos dedicamos a detallitos, los demás continuamos igual: jodidos.

Joíos, para que usted me entienda.

Atentamente,

One thought on “Ni partía, ni doblá: joía”

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà.